Etiquetas Adhesivas

Una de las aplicaciones más retadoras para la codificación en planta se da con productos cuyos sustratos presentan sustancias grasosas.

Es en estos casos donde se deben tomar las medidas necesarias para que la aplicación sea exitosa y cumpla con la normatividad exigida por las diferentes entidades, a nivel nacional e internacional.
Son básicamente dos retos a los que se ven enfrentados los
productores:

  • La capa grasosa sobre el empaque
  • Los cambios abruptos de propiedades físicas a las que es sometido el sustrato.

Ahora es posible encontrar tintas con capacidad de adherirse a sustratos cubiertos con películas que cuentan con presencia de aceite o grasa y, que además, son capaces de soportar los cambios de temperatura, lo que las hace útiles para aplicaciones alimentarias y de ingeniería liviana.

 

Entre las aplicaciones más comunes se encuentran recipientes para mantequilla, margarinas, aceites, productos para untar, ensaladas, carne, lácteos, envases que se codifican antes de un proceso de cocción, así como entornos de ingeniería donde puede haber aceite y sustancias químicas presentes.

Algunas de las opciones que se encuentran en el mercado son las tintas termocrómicas; una solución para envases de lata que contengan productos alimenticios y que requieren ser sometidos después de su codificación a procesos de altas temperaturas.

Todo lo anterior sirve para darle tranquilidad, tanto al consumidor como al productor, de que todas las especificaciones están siendo cumplidas y que el producto

entregado es óptimo para su uso o consumo.