Noticias

Tendencia en Alimentos: Etiquetas Limpias

Fuente: El Mercurio

28 de Agosto, 2018

biosnack

Biosnack

Fuente: Datos Mujer

La tendencia de alimentación sana tiene un gran impacto a nivel global y moviliza otras tendencias que en ocasiones pasan casi desapercibidas. Es el caso de las denominadas etiquetas limpias, concepto que apareció hace cerca de 10 años, pero que cobra cada vez más fuerza debido al aumento de los consumidores que buscan productos más naturales, simples y con menor procesamiento.

Cuando se habla de etiquetas limpias se refiere a las que llevan aquellos alimentos que no contienen saborizantes, preservantes, edulcorantes u otros ingredientes artificiales, que idealmente tengan menos ingredientes que la oferta tradicional y que todos ellos sean de fácil comprensión por parte de los consumidores.

La fuerza con que el concepto está ganando espacio se refleja en que el año 2017 fue mencionada como la tendencia más importante para el sector por la consultora Innova Market Insights. Se estima que para 2021 los productos con este tipo de etiquetas llegarán a representar un mercado mundial de US$ 289 mil millones, según proyecciones de Euromonitor International.

La mayor parte de ese mercado se concentra en Norteamérica y países de Europa Occidental, con casi dos tercios de los US$ 240 mil millones que sumó el año pasado, pero también gana terreno en Asia Pacífico y poco a poco avanza en Latinoamérica -donde totalizó unos US$ 7.960 millones en 2016, de acuerdo con Euromonitor- y Chile, donde también abre oportunidades para las industrias que elaboran ingredientes naturales, tanto para el mercado internacional como el interno.

Esto abre una tremenda oportunidad para Chile… Si queremos ser una potencia alimentaria y queremos aumentar al doble nuestras exportaciones de alimentos, esta es una de las tendencias con la cual la industria se tiene que alinear“, comenta el agregado agrícola de Chile ante la Unión Europea, Rodrigo Vega.

Pero el foco para el desarrollo de alimentos con etiquetas limpias no solo debe orientarse a las exportaciones, ya que también los consumidores locales están más preocupados por lo que comen.

Así lo muestra, por ejemplo, un estudio de la Fundación Chile y GFK Adimark de 2016, publicado en el informe Chile Saludable, donde el 42% de los encuestados afirmó que lee la rotulación de los envases, frente al 31% que lo hacía en 2014.

El tema de las etiquetas limpias está empezando a posicionarse en Chile desde hace un par de años y, aunque va más lento que en otros países, el consumidor está mucho más empoderado, es más holístico y busca alimentos más saludables“, asegura la product manager de alimentos de la Fundación Chile, Paulina Sazo.

Sin embargo, las etiquetas limpias siguen siendo un segmento que no domina en las góndolas de los principales supermercados del país y, por lo tanto, un desafío pendiente.

UN NUEVO ESTÁNDAR

Como agregado agrícola de Chile ante la UE y amante de la cocina, Rodrigo Vega dice que en los años que ha pasado en Bélgica, como consumidor, ha notado los cambios en los supermercados y la manera en la que se promocionan productos de consumo diario, como lácteos, carnes y snacks. Incluso en los locales medianos y de barrio, dice que le llama la atención el aumento en la oferta de productos veganos y orgánicos, y también cómo los europeos se detienen a leer los envases y cómo cada vez las etiquetas son más sencillas y con un menor listado de ingredientes. Algo que, cree, llegó para instalarse como un nuevo estándar, más que una tendencia o nicho.

En todos lados se está buscando lo natural, simple y sustentable, por lo que en las etiquetas, todo va hacia la simplificación, porque hay una sobre exposición de los consumidores a la información“, afirma desde Bruselas.

Si bien reconoce que la industria de alimentos procesados chilenos no exporta con fuerza a Europa productos “preparados”, como charcutería, yogures o colaciones, cree que las etiquetas limpias llegaron para quedarse y pueden abrir oportunidades.

Podría ser muy interesante para los ingredientes naturales chilenos, porque podríamos tener una oferta atractiva como commodities, y también para los productos que ya exportamos, avanzar a lo orgánico, sin aditivos ni preservantes, porque no veo muchas posibilidades de que nuestra industria pueda mantenerse en los mercados si no desarrolla con fuerza la sustentabilidad y producción más natural y ecológica“, afirma, y plantea que estos aspectos podrían convertirse en las barreras paraarancelarias del futuro.

OPORTUNIDAD PARA LOS INGREDIENTES

La creciente búsqueda por ingredientes naturales y alimentos sin preservantes, saborizantes o edulcorantes artificiales ha surgido por el lado de los consumidores, aun cuando los ingredientes de los alimentos que se comercializan en Chile y los mercados internacionales están permitidos y regulados. Entre esos consumidores, distintos estudios muestran que los millennials -personas nacidas entre mediados de los años 80 y 2000, que en 2020 representarán alrededor del 50% de la fuerza de trabajo mundial- son uno de los grupos más sensibles ante las etiquetas limpias, al igual que a otras categorías de las llamadas etiquetas “éticas”, como el cuidado del medio ambiente y la salud, sustentabilidad y mínimo proceso. Los desarrollos y reformulaciones de alimentos tienen en cuenta esos intereses, que generan oportunidades para ingredientes elaborados en Chile, como por ejemplo con extractos del quillay, que actúan como preservante natural.